Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Ni una sola palabra de amor

Ni una sola palabra de amor - cine comunicación

 

Parece que últimamente estoy empeñado en hablar de (in) comunicación telefónica, pero es que, dando vueltas por Vimeo, encontré esta maravilla de corto digno de la sección ‘Lo que me encuentro por la red’. ‘Ni una sola palabra de amor’ cuenta ‘La historia de Enrique y María Teresa’ a través de un contestador telefónico automático.

 

Lo anecdótico de esta película está en su origen, ya que el contestador en cuestión fue encontrado en un mercado, el Mercado de las Pulgas, en Buenos Aires,  y contenía una cinta en su interior. Esta grabación sirvió de inspiración para este corto, que utilizó el audio real de la misma y se apoyó en la genial interpretación de la actriz Andrea Carballo

Del contestador automático al ‘doble check’ del Whatsapp

‘Ni una sola palabra de amor’ refleja una crisis matrimonial que se acentúa con la desesperación de María Teresa al no recibir respuesta por parte de Enrique. ¿A qué les suena esto? ¡Bingo!  Por supuesto que sí. En nuestra sociedad moderna de la (in) comunicación esto equivale a la famosa ‘doble flechita’ del mensaje recibido en WhatsApp:

– ¡Pero serás desgraciado, Javi! Sí sé perfectamente que me leíste (*).

La sorpresa de María Teresa

Una vez descubierta esta joya y después de investigar un poco más por la red, descubro en El Mundo que la verdadera María Teresa, la desesperada mujer, apareció a los 75 años, quince años después de aquella crisis matrimonial. Sorprendida por el alcance de esa conversación que ella creería olvidada, afirma que ‘Me parece que las mujeres se vieron identificadas con esto de reclamar la atención, la comunicación o la presencia’.

Una película premiada a nivel internacional

El corto fue dirigido por el cineasta argentino Javier ‘El Niño’ Rodríguez (que no, no soy yo, lo de niño es eliminatorio en mi caso) y maravillosamente protagonizada por Andrea Carballo, de quien confieso que me he enamorado un poquito (lo justo, no exageremos), obteniendo, como se lee en la descripción del vídeo, (justos) premios en festivales tanto en Latinoamérica como en Europa.

 

Por favor, regálense ocho minutitos de sus vidas (con el teléfono apagado, por supuesto), disfruten de la película y luego vuelvan por aquí a contarme qué les pareció. A mí me encantó tanto la ejecución como la idea, que me parece realmente brillante. Cargo mi mate y vuelvo a verla. 

 

 

(*) Con cariño a todas aquellas personas a las que alguna vez puse de los nervios por no contestarles cuando ellas creían que había leído el mensaje y, en especial, a las que no contesté habiéndolo leído, que también las hay, claro. 

Shares
Sígueme

Javier Rodríguez

Comunicador por vocación |Ingeniero por error | Músico venido a menos |Deportista de chiste

Consultor de Publicidad y Marketing Digital | Estrategias | Social Media Marketing

Docente en #MBAturismo (Instituto Canario de Turismo), #MktIMF (IMF Business School) y #MasterBrandoffon (Esden Business School ).
Sígueme

1 Comentarios

  1. Nira - 28 agosto, 2013

    Muy duro el corto. Y sí que habla de la incomunicación o la mal-comunicación y es por ello que es ideal que encuentre hueco en este blog. Aunque, personalmente también le encuentro otra lectura, aún a riesgo de parecer “la típica …” , y no es otra que la de las masculinidades egoístas…Hombres del Mundo, he aquí un ejemplo de cómo no hay que ser… Desgraciadamente ese vacío y esa evasión de responsabilidades existe y es una big caca.

Deja un comentario