Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

8 razones para ser profesor en un máster MBA

Social Media Marketing en la MBA Business School

Social Media Marketing en la MBA Business School

¿Cuántos artículos han leído por ahí con títulos tan atractivos como ‘Los beneficios de estudiar un MBA’, ‘Qué ventajas te aporta un máster a tu trabajo’ o ‘Una docena de razones para animarse a estudiar un posgrado‘, un artículo de Óscar Ray? Pues yo lo que quiero es contar lo que uno saca de bueno desde el otro lado, como profesor de posgrado, siendo, en mi caso, la última experiencia el Programa Máster Executive 2012-2013 de la Escuela de Negocios MBA Business School, en la asignatura de Social Media Marketing.

 

8 razones para ser profesor en un máster MBA

Parafraseando al gran Groucho Marx:

Estas son mis razones para ser profesor en un máster. Si no le gustan, tengo otras. 

El placer de dar clases

Este punto es fundamental, por eso lo pongo el primero de todos. Tras casi 20 años dando clases en distintos ámbitos (incluso de música o algo parecido, lo juro), puedo asegurar que realmente me encanta la formación. Y es que disfrutar con la enseñanza es, como mííííííííínimo, el 50%  de los requisitos para compartir tu experiencia (sí, efectivamente creo que se trata más de compartir que de otra cosa). Disfrutar para transmitir, sí, este podría ser un  buen consejo.

Amplías tu círculo de amigos…

Durante todos estos años he podido hacer muchos amigos gracias a las clases. Evidentemente no todos pasan y dejan tanta huella (ni yo a ellos, por supuesto). Otros, sin embargo, permanecen en tu vida. Es un premio muy grande. Este año no ha sido una excepción y, por suerte, creo que he descubierto a grandes personas a las que espero seguir tratando de forma habitual.

…y también el profesional

Evidentemente el entorno de un máster es idóneo para ampliar el círculo profesional: empresarios, ejecutivos, directivos, emprendedores, etc. se dan cita bajo un mismo proyecto. Si bien no debe ser un fin en sí, es algo que ocurre inevitablemente y que te puede traer relaciones muy interesantes. No hay que descuidarlas. 

 

Se aprende de los alumnos

Personalmente siempre he tenido bastante claro que el verdadero nivel de un máster no lo ponen los profesores (por muy buenos que estos sean), sino los alumnos. Por lo general, la ‘fauna’ en un posgrado es muy diversa, encontrándote tanto profesionales consolidados como personas con ganas de ampliar conocimientos para poder engordar su currículum en Linkedin. Tanto con unos como de otros, te ves envuelto en un aprendizaje constante por lo que te aportan profesionalmente gracias a la experiencia que tienen en distintos sectores y en diferentes niveles del organigrama empresarial. 

El reciclaje y la auto-formación

Desde luego siempre es una ventaja dar clases de lo mismo a lo que uno se dedica diariamente en su trabajo (aunque me encantaría dar clases de piano…si alguna vez aprendo a tocarlo, claro.), convirtiéndolo, más que en pura enseñanza, en conversaciones con los alumnos. No obstante, esto no quita que uno siempre quiera dar lo mejor de sí mismo y deba actualizarse constantemente. Si ya es algo que debes realizar en tu día a día, esta obligación redunda directamente en tus conocimientos y, por ende, en tu valía profesional.   

Te da prestigio profesional 

Este punto es en el que más le gusta a mi madre: “Ay, qué bien, Javi. Seguro que esto mejorará tu reputación online” . Así mismo me lo dice, porque mi madre sabe mucho de esto, no vayan a creer. Pero es que no sería honesto dejar de reconocer que a la mayoría de los profesores de posgrado le viene muy bien este reconocimiento. Dar clases en un máster sobre eso a lo que te dedicas tiene un enorme valor. Otra cosa es que luego te vendas en tus clases, pero no trabajes tan bien como aparentas…que también ocurre, claro.

Ideas que fascinan 

Tuve la suerte de poder estar en el Tribunal durante la presentación de los proyectos finales del último Programa Máster Executive de la MBA Business School, en Las Palmas de Gran Canaria, y les aseguro que fue un lujazo. Los alumnos del MBC demostraron tener un enorme talento para inventar, innovar, planificar y, de corazón espero, ejecutar en un futuro, porque algunas ideas mostradas durante esas 4 horas son realmente brillantes y son como un soplo de aire fresco: ¡Vamos, Gaucho, no dejes de ponerte retos nuevos! 

Formar parte de un equipo

Cuando juegas en equipo, las alegrías las celebras con más gente. Bueno, vale, tampoco me importaría ser Rafa Nadal, pero por ahora me hace feliz compartir opiniones, recursos, ideas, etc. con otros talentosos profesores (que, de verdad, los hay muy buenos). Sí, claro que también hablamos de los alumnos. ¿O creen que son ellos los únicos que nos analizan a nosotros? 

Muchas gracias por el regalazo, @ECLopezMendoza. ¡Espero ponerlo en práctica!

Muchas gracias por el regalazo, @ECLopezMendoza.

 

Y el ‘Bonus Track’: recibes regalos

Siempre y cuando sean después de entregar las notas (lo que deberían aprender muchos…en todos los ámbitos), un regalo siempre es bienvenido, pero claro, aunque ‘lo importante es la intención’ –cuánto daño has hecho, Torrebruno-, mucho mejor aún es que ese regalo te ‘pegue un bofetón y te abra los ojos’. Muchas gracias, Eduardo por este interesantísimo libro. ¡Ojalá lo consiga!  

 

Y, por último, después de todas estas razones, hay que recordar que también hay quien piensa que es mejor no hacerlo. Al final, la última decisión es tuya. 

 

Estas son mis razones. Y para ti, ¿qué es lo mejor de hacer un máster?

 

 

Y, de regalo, un canción.

 

Dedicatoria: Este artículo va dedicado especialmente a todos mis alumnos del MBC – Programa Máster Executive de la MBA Business School, inspiración de este post, con quienes realmente disfruté de una nueva experiencia genial y a los profesores con los que compartí más ‘horas de debates’, Yolanda Hernández, Ángel Quintana y Esther Pérez, con quien además ‘peleé cada segundo’ de las clases y a José Belizón, al que quiero “espiar” en alguna clase algún día para conocer ‘su secreto’. Y a Rosita, por ser simplemente como es ella. 

 

En el momento de terminar este artículo, me llega la terrible noticia del fallecimiento de Vanessa Jorge, persona de impresionante sonrisa con quien también coincidí en otro programa de Marketing Digital. Vaya por ella también. Descanse en paz. 

 

 

Shares
Sígueme

Javier Rodríguez

Comunicador por vocación |Ingeniero por error | Músico venido a menos |Deportista de chiste

Consultor de Publicidad y Marketing Digital | Estrategias | Social Media Marketing

Docente en #MBAturismo (Instituto Canario de Turismo), #MktIMF (IMF Business School) y #MasterBrandoffon (Esden Business School ).
Sígueme

6 Comentarioss

  1. Christian Mejias - 2 agosto, 2013

    Nunca es tarde, si la dicha es buena!
    Parafraseando al mister,
    ” Fuera del perro, un libro es probablemente el amigo del hombre, y dentro del perro probablemente está demasiado oscuro para leer” Groucho Marx.

  2. Esther Pérez Verdú - 2 agosto, 2013

    Un post muy inspirador, muchas gracias por la dedicatoria 🙂
    Me encantaron esas horas de debate y espero que se sigan repitiendo, para seguir aprendiendo de los grandes.

    • Javier Rodríguez - 2 agosto, 2013

      Gracias a ti, Esther, aunque espero que el año que viene me toque la hora anterior a la tuya. La venganza es un plato que se sirve antes del cubata…o algo así era. 🙂

      Un gustazo compartir esto contigo. Gracias de nuevo.

      Un besote

  3. Eduardo C. López Mendoza - 6 agosto, 2013

    Para mí fue un privilegio y un placer tenerte como profesor. Inspirador, ingenioso artículo desde el ángulo opuesto.

Deja un comentario